Blog Relatos...

Colores

Publicado por:

COLORES

Desde pequeño siempre quise tener una profesión de la que nunca me cansara, que me gustara y que me hiciera sentir feliz siendo lo que fuera… Al principio quería ser astronauta para poder explorar nuevos mundos que nadie más pudiera haber visto y para que, al volver a la tierra, todos me preguntaran cómo había sido mi experiencia y me pidieran fotos de nuestro planeta sacadas a millones de kilómetros de distancia desde la ventana de nuestra nave. Yo les contaría todas mis experiencias con mucho gusto, pero con el tiempo me di cuenta de que verdaderamente eso no me gustaba tanto como yo creía.

Luego me gustó y me reconocí con la pintura, es decir, siendo pintor; era una manera de sacar toda mi rabia, mis disgustos, mis complicaciones fuera de mi cuerpo y saber mirar más allá de mis problemas (aunque cuando era pequeño no sabía más que hacer flores y garabatos). Ahí supe diferenciar los colores y entenderme con ellos dependiendo de mi estado de ánimo: el rojo me transmitía calor como el fuego al que no debía de acercarme mucho para no quemarme, el verde me recordaba a los campos en la primavera y con él podían volver a mi mente todos los recuerdos que tuve con mis primas mientras jugábamos a tirarnos colina abajo. El amarillo me recordaba a todos mis cumpleaños en verano cuando el sol me regalaba sus rayos intensos. Recuerdo nuestros baños en una gran piscina. Ese día, me podía reunir con mi familia y mis amigos, podíamos reírnos y disfrutar todos juntos ya que pocas veces los podíamos conseguir. El azul me transmite y me recuerda a esos días de puro invierno en el que pasas frío, se te hielan las manos y la nariz se enrojece. Bueno… Eso dicen porque a mí nunca me ha pasado. Siempre oigo que esos días fríos son uno de los mejores de toda tu vida porque nos podemos acurrucar los unos con los otros mientras que vemos todos juntos una película o jugamos al parchís; pero también había colores que me daban la sensación de tristeza o ganas de ponerme a llorar como el negro. Ese color me daba la sensación de estar en un lugar a oscuras en el que no se podía ver. Me transmitía una tristeza o un miedo del que nunca me iba a poder olvidar. Tampoco me gustaban ni el gris ni el marrón.

Con el tiempo los años fueron pasando y pensé en muchas otras profesiones que me atraían: quería ser veterinario para poder cuidar de los animales, o profesor para dedicar mi tiempo a enseñar a los demás. También pensé en ser un gran médico y trabajar en un hospital para devolver la sonrisa a los niños enfermos y a sus familias… Pensé que podía ser conductor de autobús y saludar cada mañana con una gran sonrisa a los pasajeros deseándoles un buen día; o policía para conseguir la tranquilidad de todos mis vecinos.

Lo que nunca había imaginado es que a mis 10 años todos estos sueños que antes me hacían sonreír pasarían a un segundo plano.

Desde que las bombas, metralletas y los misiles llegaron a mi ciudad, mi vida se ha vuelto de ese gris que nunca me ha gustado. He perdido a casi todos mis amigos, mi casa, mis juguetes, mis pinturas y sobre todo he perdido mi sonrisa y lo que es peor, la sonrisa de mis seres queridos. Cada mañana veo en los ojos de mis padres un montón de lágrimas encerradas que intentan disimular cuando mis hermanos y yo estamos delante.

Ahora nuestra vida se ha vuelto gris, negra y marrón. Sin embargo yo sé que todos esos colores que antes adornaban mi infancia siguen ahí. Ahora mi único sueño es volver a ver la sonrisa de mis padres, ver correr y jugar a mis hermanos, volver a ser simplemente un niño normal, que se levanta todos los días pronto para ir al colegio, al que le gusta que le regalen una pelota para jugar al fútbol con sus amigos y al que le encantaría ir a comer una hamburguesa un sábado por la noche sin tener miedo de tener que esconderse cuando oye los tiros en la calle.

Ojalá mañana cuando me despierte y abra los ojos todo haya sido una pesadilla y todos los grises, marrones y negros se hayan ido y vuelvan los amarillos, verdes , azules… Que tan feliz me hacían cuando era pequeño.

 

Pseudónimo: Puntos Dorados

 

0
  Post Relacionados

You must be logged in to post a comment.