Blog Relatos...

Feminista

Publicado por:

Mi madre me dijo una vez que este tema era difícil de tratar, básicamente por la multitud de opiniones que hay. Pero, ¿y qué? ¿Acaso yo no puedo expresarme libremente?
Tal vez, la gente no quiera darse cuenta, pero nos asustamos más con el tema de Donald Trump, que con la cantidad de mujeres que mueren al año a causa de la violencia machista.
Lo tomamos ya como algo normal, a veces incluso decimos “Es algo que ha existido siempre en la humanidad”. Claro, ¿cómo va a desaparecer si nos callamos la boca y no levantamos la voz?
He tenido que escuchar “Tú puedes salir a la calle segura”. No, la verdad es que no quiero salir a la calle segura. Quiero salir, y sentirme libre.
¿Por qué una mujer con mejores calificaciones que cualquier hombre debe cobrar menos en el mismo trabajo?
Muchos no luchan, porque “son cosas de mujeres”. ¿Acaso tú no tienes una madre, una hija, una nieta, una sobrina, una hermana, una prima, una tía, una abuela, una amiga? Pues quiero que sepas que, seguramente, a tú madre la llamaron exagerada por el dolor de las contracciones en el día de tú parto. Y aún, después de haberte dado la vida, me llamas “sexo débil”.
Violencia de género ni es sólo la física, también el llamar a alguien con palabras desagradables porque lleve una falda o unos pantalones más cortos de lo que tú consideras normal, es “machista”.
¿Sólo servimos para llevar escotes y hacer anuncios para publicitar una empresa?
Total, una Física Cuántica siempre tendrá un montón de hombres por delante de ella.
Pedir igualdad, y decir “soy feminista”, es muy fácil. Pero no lo digas. Siéntelo y lucha por nuestros derechos.
“No eres feminista, eres feminazi”. No es la primera vez que tengo que escucharlo, y tengo claro que tampoco será la última. Simplemente, por expresar mis sentimientos y mi opinión. Es decir, mi derecho de libertad de expresión.
¡Machote! ¡Qué sin las mujeres no estarías aquí!
¿Podéis negarme que la especie humana seguiría en pie sin nosotras?
Querido machista, cómprate un Nenuco y deja de jugar conmigo.
Ojalá todo esto sirva para concienciar a la sociedad de que el feminismo no es un delito. Es una lucha contrarreloj por proteger muchas de nuestras vidas.
Cuando no sea necesario celebrar el día contra la violencia de género, entonces si lo festejaré por todo lo alto, porque aunque suene lejano, extraño y futurista, al fin habremos ganado la batalla.

 

0
  Post Relacionados
  • No related posts found.

You must be logged in to post a comment.