Blog Relatos...

HISTORIA DE UN NIÑO

Publicado por:

Érase una vez una familia que tenía un hijo, crecía feliz y sentía que ser hijo único era algo

bueno. Un día, los padres le dijeron que iba a tener un hermanito, no sabían si sería niño o

niña. A Lucas no le gustaba esa idea, y eso generó complicaciones en la familia.

…..

(Lucas) – Mamá, yo no quiero tener un hermano.

(Madre) – ¿Por qué, carino? Pero si te lo vas a pasar muy bien.

(Padre) -Pues hijo, ya no hay vuelta atrás, vas a tener un hermanito. Así que no protestes más.

El niño disgustado, por lo que le había dicho su padre, se fue a su habitación y se encerró allí.

No salió hasta que fue la hora de la cena. Bajó al comedor para cenar todos en familia, pero

Lucas no dijo ni mú. Los padres le preguntaban. ¿Qué tal está la cena? Es tu comida favorita…

¿Te gusta cómo la he preparado?

El niño ni se inmutaba, no dijo nada, comió y se fué a la cama. Al día siguiente, se levantó,

desayunó y se fué al cole. Durante el trayecto el niño no dijo nada, ni se despidió de su padre

cuando bajó. En el cole le tocaba tutoría. En esa clase, el tema del que iban a hablar era sobre:

“ Lo que tienen que soportar los padres, porque los niños no quieren algo”.

Lucas, recordó lo que había pasado en casa. Pasó de escuchar lo que estaba diciendo la

profesora. Cuando llegó a casa se fue directo a su habitación sin hablar a nadie y se puso a

hacer los deberes. Lucas volvió a tener más discusiones con su madre y el padre intervenio

apoyando a su madre.

El comportamiento de estar aislado lo mantuvo durante otra semana, ya que sentía que su

opinión no era tenida en cuenta por sus padres.

…..

(Lucas) – No sé si te habrás dado cuenta mamá; pero ya te queda poco para que nazca el

bebe,y a mí no me apetece tener un hermano.

(Madre) – Lucas, ya sé que me queda poco, pero por favor… dime ¿Por qué no quieres tener

un hermano?¿Qué te pasa?

(Lucas) – Valeeee, pero esto no se lo cuentes a papá, por favor. Mamá, sé que tengo 9 años y

soy muy mayor para decirte esto… pero bueno… tú me lo has preguntado. Yo no quiero tener

un hermano porque vais a estar más pendientes de él que de mí, porque no me vais a prestar

la atención que necesito. ¡¡Jo!! Cuando tenga un exámen no me vais a poder ayudar, ya que

tendreis que estar con el bebé.

(Madre) – ¡Lucas!!! Gracias por contármelo . El bebé será pequeño y habrá que cuidarlo, pero

nunca, nunca pienses que no te vamos a prestar atención. En el momento que necesites algo

nos vas a tener ahí para ayudarte.

(Lucas) – Sabes, mamá… ahora sí que me apetece tener un hermanito.

(Madre) – ¿En serío? ¡Qué bien!

(Lucas) – Si, Siiii, Si. Mamá, lo que me ha hecho cambiar de opinión ha sido que ahora cuando

te estaba contando ésto, sentía que tu me ibas entendiendo y que estaba equivocado.

(Madre) – ¡Cómo me alegro! Verás lo importante que va a ser para tí el bebé Y… una pregunta,

¿Qué quieres, niño o niña?

(Lucas) – Bueno, no sé, me da igual. Con un niño, podría jugar a coches, y demás cosas; con

una niña, la podría peinar y elegir su ropita. Buenoooo, igual una niña.

……

Cuando Lucas le cuentó los motivos por los que no quería tener un hermano, su

comportamiento volvió a ser el de antes y estaba ilusionado por tener un hermano. La familia

volvió a ser la misma de siempre. Los padres de Lucas se sintieron orgullosos, felices y

entusiasmados por el cambio de actitud de Lucas.

….

(Padre) – Natalia, Lucas , vengo del médico y tengo una notia sobre el bebé.

(Lucas) – Papá, papá, te tengo que contar una cosa. Te quería pedir perdón porque estos días

me preguntabas cosas y yo no te contestaba y había veces que te mandaba callar.

(Padre) – Nada hijo, te perdono. Todas las personas tenemos un día malo o varios; pero lo

importante es darse cuenta y recapacitar, y eso dice de ti que eres un buen niño.

(Madre) – Bueno, me encanta vuestra conversación, pero estoy nerviosa. ¿Qué nos tenías que

decir tan importante?

(Padre) – ¡Ah, sí! La ecografía que te hicieron el otro día, te acuerdas, buenoo, pues ya se sabe

si es niño o niña.

( Madre y niño) – Sí, sí, ¿Y qué es? ¿Qué es?

(Padre) – Pues una NIÑAAAA.

(Lucas) – ¡Toma! Así la podré peinar su pelo largo y rubio.

(Madre) – Pues ahora sólo queda decidir su nombre.

(Lucas) – A mí me gusta Daniela ¿Qué os parece?

(Madre) – Es chulo, a mí me gusta Elena, pero también Daniela.

(Padre) – Vale, aunque a mí me gusta más Elena.

(Madre) – Le pondremos Daniela. La opinión de Lucas es muy importante, si tú has aprendido

a quererla, quiero que elijas el nombre.

…..

Lo que trasmite esta historia es que los niños cambian de opinión fácilmente. Se sienten

queridos cuando su familia tiene en cuenta su opinión y sus decisiones se respetan.

 

0
  Post Relacionados
  • No related posts found.

You must be logged in to post a comment.