Blog Relatos...

La pirata y la diosa

Publicado por:

Erase una vez, en un lejano pueblo en Orlandía, vivía una joven, hija del Rey James. Se

llamaba Estela y era reconocida por su belleza y por su gran bondad por los mas

desafortunados, aunque ella fuera más privilegiada que ellos. Estela tenía siete años y era

una gran interesada en las historias y novelas de aventuras y misterio. Una tarde, el Rey

James tuvo que irse a una reunión al pueblo vecino, entonces Estela se quedó con el

mayordomo y la criada. Estela estuvo mucho tiempo estudiando para poder aprender todo

lo necesario para supervivencia, ya que siempre quiso salir al campo a investigar y poder

averiguar cosas nuevas e interesantes.

Cuando el Rey James volvió de su viaje, le contó todo lo sucedido junto a un pirata amigo

suyo. Aquel pirata se llamaba John y era familiar se una gran generación de piratas.

Estela sorprendida por todo lo sucedido aquel mismo momento, siguió leyendo su novela

y pensó que podría hacer para poder recordar todo eso, ya que Estela siempre había

querido escribir una novela o biografía de su vida desde su infancia. Los guardianes del

castillo y El Rey sabías que Estela era especial, ya que ella esa una niña que cuando

soñaba, en algunos momentos concretos, adivinaba lo que iba a suceder en el futuro. Una

tarde, adivinó que vendría un extraño hombre con capa amigo del Rey, y este apareció.

Una tarde, cuando Estela ya se leyó varias guías de supervivencia y novelas de aventuras

le dijo a su padre: “He oído que vas a ir a una reunión al pueblo vecino, ¿Podría ir

contigo?” El padre sensato dijo: “No hija, aún no tienes la suficiente edad para salir tu

sola. Eres demasiado pequeña”. Estela comprendiendo lo que dijo su padre, se fue a su

cuarto y se puso a leer una novela de aventuras titulada “Las aventuras de Los

Rodríguez”.

Cuando se hizo de día, la niña fue a la biblioteca a estudiar y encontró a su padre, que

dentro de una semana se iba al `pueblo vecino. Ella seria se sentó y se puso a leer más

novelas de aventuras. Al ver el padre a su hija, se dirigió hacia ella y la preguntó: “¿Qué

lees hija” y la niña respondió: “Una novela de aventuras, se llama “Las aventuras de Los

Rodríguez” ”.

El hombre de pie preguntó: “¿De qué va?”- “Va de unos niños que perdieron a sus padres

y fueron de aventuras con unos personajes muy interesantes y aventureros” dijo Estela

sonriente. Al final de la conversación, Estela rápida pidió: “Háblame de mamá” El hombre

serio dijo: “Era una mujer como tú, muy hermosa y bondadosa. Siempre se ha

preocupado por los más desfavorecidos y siempre pensaba en los demás, hasta que un

día…” El hombre se calló y se fue serio a su cuarto. Estela se fue y dejó a su padre

tranquilizarse antes de decirle nada. A los dos años, Estela cumplió nuevo años y decidió

pedirle un favor a su padre: “Papá, me gustaría poder salir a investigar al mundo. Quiero

poder salir y poder averiguar cosas nuevas”

El hombre sorprendido dijo: “No puedes, salir es muy peligroso. Por favor, vete a tu

cuarto” La joven triste se fue, pero corriendo, salió al floreado jardín. El jardín era

hermoso, lleno de flores y hermosas plantas. Al mirar a lo lejano, encontró el enorme

laberinto y se metió. Allí se encontraba el espíritu de la madre, la cual la pidió que buscara

el mapa escondido en una de las veintidós novelas que existían de la colección y se

despidió de ella.

El suelo empezó a temblar y la niña se desmayó. A los cuatro días, Estela despertó y fue

castigada por salir del castillo sin permiso. A la semana, El Rey James recibió una carta

para ir a una reunión de reyes en Alemania. El Rey se despidió se Estela y se marchó. Al

mes, recibió una noticia: “Buenas tardes. Soy Martín Fernández, he venido a informarle de

una noticia ocurrida ayer mismo” la joven preguntó seria “¿Qué ha ocurrido? ¿Hubo algún

problema?” el hombre dijo “El barco en el que iba su padre a naufragado y no hubo

supervivientes, lo siento” Estela se quedó muy sorprendida y se sentó en su cama “Pero

encontramos esta nota cerca de la costa, quédesela” La niña agarró la nota y se fue. Al

leerla, se tumbó y se dijo a sí misma “Mi padre sigue vivo y lo voy a demostrar” La niña

escribió una nota al consejo de Alemania y a la semana, recibió su carta en la cual decía

que no habían escrito ninguna carta al Rey y que era mejor no ir, ya que solía haber

accidentes cercanos.

A los cuatro años, cumplió trece años y leyó todas las novelas hasta dar con el mapa. En

el mapa, se pudo ver un extraño dibujo sin sentido y un acertijo en latín emborronado. Al

mes, Estela consiguió descifrarlo y leyó “El Triángulo de las Bermudas”. Al entender a lo

que se refería, se dijo a sí misma: “Claro, ¿cómo he podido ser tan tonta de no darme

cuenta?”. Alguien a su espalda dijo: “¿Claro qué?” Estela se sobresaltó al oír la voz y se

giró rápidamente. Era Alexander, el guardián del Rey: “Claro que voy a leer esta novela”

Alexander sospechando se fue. Estela le mandó una carta al capitán del puerto para

pedirle un barco con algunos marineros y este acepto.

Al subir al barco, encontró a una joven de su misma edad observando el mar. Se llamaba

Bárbara y era una gran aventurera. Al ver la joven pirata que Estela era muy bondadosa y

ayudaba, empezó a llevarse muy bien con ella hasta hacerse amigas. Las dos niñas

estuvieron dos meses navegando, hasta que una noche, un extraño personajes intento

secuestrar a Estela. Bárbara con valor y fuerza, venció al hombre a un duelo de espada,

pero recibió un golpe de espada y salió herida. Estela con gran amabilidad, curó a

Bárbara y esta estuvo todo el viaje.

En ese momento, encerraron al hombre en la jaula del barco y dijo ser un marinero del

barco de Anadela, la valiente. Dejaron irse al hombre en un barco pequeño y se alejaron

al Triángulo de las Bermudas. Al mes, subieron a lo más alto del mástil y observaron la

puesta de sol más hermosa que nunca se había visto. El viento las azotaba la cara y se

quedaron dormidas.

A la noche, el barco empezó a temblar y apareció una horrible criatura con varios

tentáculos y muchos ojos. Las niñas asustadas subieron a lo más alto del mástil mientras

el barco se hundía por completo. A la mañana, las dos jóvenes aparecieron en una gran

isla en la que se encontraban dos niñas de su edad. Se llamaban Emily y Katie y llevaban

cuatro años allí.

Las hablaron de un templo de la isla cercano, donde se encontraba un gran tesoro. Estela

y Bárbara miraron el mapa que consiguieron rescatar del barco y se fijaron que esa era la

isla, el templo adecuado y los secretos adecuados. Al entrar en el templo, tuvieron que

luchar contra unas criaturas siniestras y seres salvajes nocturnos. Encontraron el tesoro y

llegaron a una sala, en la cual, vieron a unos hombres con armadura vigilando. El Rey se

encontraba en una jaula sentado esperando. A lo lejos, se pudo ver a un hombre

aproximándose a la jaula. Era Alexander, el guardián del Rey. Al momento dijo el Rey: “No

te saldrás con la tuya. Vendrá mi hija a salvarme” Alexander rió y respondió “No te lo

creas. Tu hija partió a buscarte y acabó ahogándose”

El Rey enfadado gritó: “¿¡QUÉ?!. No puede ser, Estela es fuerte” Alexander rió y se alejó.

Estela saltó y el Rey se sorprendió: “SUELTA A MI PADRE” gritó enfadada Estela “Nunca,

seré yo quien reine” Ella respondió: ¿Seguro? CHICAS” Al frente de Alexander saltaron

otras tres niñas armadas y se pusieron a luchar. Al momento, vencieron a los guardias y

consiguieron vencer a Alexander. Al rato, liberaron al Rey y salieron del templo. Una hora

más tarde, un barco apareció a lejos y, por casualidad, era el barco de John, el padre de

Anadela. Cuando llegaron a Orlandía, Alexander se llevó un castigo severo. Cuando

Estela cumplió diecisiete años, se hizo una pirata bondadosa. Junto a sus amigas,

salvaron algunas ciudades, averiguaron lugares nunca descubiertos, llevaron medicina,

alimento y reliquias a los más pobres y fueron las piratas más famosas del mundo.

Viajaban en un barco al que llamaron “La diosa del mar”.

Así finaliza nuestra historia, en la cual Estela consiguió cumplir sus dos grandes sueños:

ayudar a todas las perdonas que puedan y poder escribir su propia novela. Escribid

vuestra propia historia.

 

0
  Post Relacionados
  • No related posts found.

You must be logged in to post a comment.