La tercera guerra mundial

Me llamo Dalai Chen Yang y soy uno de los únicos herederos de la familia Yang, una familia que ha hecho mucho por nuestro país. Estuvieron en la guerra civil China y ellos fueron los que consiguieron sacar a los nipones de Formosa, para que los Nacionalistas Chinos pudieran tener algo de terreno.

Corría el año 2120 y yo tenía 10 años, estaba durmiendo profundamente cuando mi madre me despertó con una sacudida y me gritó jubilosa: ¡Hijo, ha quebrado la República Popular China! (mi madre estaba muy contenta dado que creía que habría ya algo de democracia)

-¿De verdad?¡No me lo creo! ¿Pero, cómo?-exclamé muy intrigado.

-Pues, se han quedado sin presupuesto y Li Zhang Wang ha disuelto la República Popular China, y ha dado dos meses para la creación de partidos políticos, para celebrar unas elecciones democráticas.-me respondió enseguida.

Li Zhang Wang es el ahora antiguo presidente de la República Popular China, nacido en la ciudad de Shangái, fue elegido como candidato a las elecciones del 2117 en las que ganó con una victoria aplastante. Al quedarse sin presupuesto, él disolvió el partido comunista Chino.

-Eso significa que. ¿¡Van a ver elecciones democráticas!?- le dije muy emocionado.

-¡Para el carro! No me malinterpretes, yo he dicho que se van a celebrar elecciones “Democráticas”. Aunque no se si creerme lo de democráticas porque, pueden ser elecciones “Especiales”. Como todas las que ha habido hasta ahora. Así que ya estás avisado, seguramente hayan elecciones de un solo candidato o de un solo partido.- me respondió rápidamente.

-Aaaaaa, osea que no van a ser elecciones Democráticas. Joooooo, qué pena, nos hemos quedado muy cerca de la democratización de China.- suspiré muy triste.

-Aunque, todavía hay otras posibilidades que no sé si te gustarán como: La reclamación de Taiwán como soberana de toda China. Otra es la partición de nuestro país a los países vecinos, como: La India, Vietnam, Laos, Mongolia, Rusia o Corea (digo Corea porque se ha unificado recientemente)… Y la última opción es que haya La Tercera Guerra Mundial…Así que no sé cuál será tu favorita.-dijo mi madre partiéndose de risa.

-Ninguna.-exclamé aceptando mi derrota, aunque todavía pensando que tenía la posibilidad de ganarla en este juego. Yo creo que lo mejor es que China sea un nuevo país democrático, pero no creo que pase.

-Bueno, menos rollos y más diversión así que ¿Sales afuera para ver las manifestaciones de miles de personas?-me preguntó mi madre.

-Vale.- es lo único que pude decir.

Salimos a fuera, a la terraza y lo primero que hice fuer, mirar por todos los lados y lo que vi fue a miles de personas en 6 manifestaciones distintas, os las voy a decir por orden de izquierda a derecha. La primera era una manifestación que quería la unificación con Taiwán, la cual era la más grande y poderosa de todas estas. La segunda era una manifestación que quería la independencia total del Tíbet, esta, era una manifestación de no más de 400 persona y estos llevaban una bandera nacionalista del Tíbet. La tercera manifestación quería que hubieran elecciones democráticas en el país, esta manifestación era muy larga, pero con bastante poca gente, unas 900 personas. La cuarta manisfestación era una que quería que se volviera al comunismo total de Mao Zedong, un general del ejército y primer presidente de la República Popular China, era famoso por ser muy cruel y sangriento. La penúltima manifestación era una que quería la unificación de China con la India, para ser una Súper potencia y ganar a Estados Unidos como potencia. Y la última manifestación quería la unificación con Vietnam, esta manifestación era la más cutre, en cuanto a gente y pancartas.

-Bueno, bueno, mira toda esta gente.-dijo mi madre sorprendida por todo este barullo ¿Has visto el puente más antiguo de Wuhan? Allí seguramente se vayan a cruzar todas las manifestaciones.

El puente más antiguo de Wuhan, fue construido en los años 50 del siglo 20, así que casi todos los alcaldes han intentado quitarlo y sutituirlo por un puente más moderno, pero la gente ha votado en conta.

-Ah, se me olvidaba, hijo mío, ve a visitar a tu abuela al distrito de Hanyang, que está muy cerca de donde está yendo la manifestación de la reunificación con Taiwán y ya sabes que esa gente es muy bruta así que ten mucho cuidado y no hagas tonterías, ah y dale esto a la abuela de mi parte.- exclamó mi madre acordándose del recado que tenía que hacer.

-Vale, mamá. Pero ¿Cómo me protejo yo?- le pregunté a mi madre preocupado. Es que he escuchado por la radio nacional que es preferible quedarse en casa, sobretodo en Wuhan. Porque dicen que la gente está muy nerviosa y te puede matar.

-¡Dalai Chen Yang! Todos estos años te he estado manteniendo fuera de los secretos de nuestra familia, se acerca algo muy peligroso, lo presiento. Por eso te doy tu pulsera Yang, es una pulsera que te da el poder de revelación del futuro, creada por tus antepasados, que la hicieron en la Guerra Civil, para poder salvar a mucha gente. Por suerte dejaron 6 pulseras de estas, así que coge una y dale una a tu abuela, y dile que es para protejerla.- me respondió mi madre.

Cogí la pulsera y me la puse debajo de mi ropa, después mi madre me dijo que dijera estas palabras en el dialecto Yang, ¡Si inocui cholac! Lo dije y se me reveló lo que iba a pasar en estos dos años siguientes:

Lo primero que se me fue revelado, es que en sólo dos meses, al haber inestabilidad política en Pekín, los comunistas crearán en Shangái (Sólo como capital provisional) La II República Popular China. En el Tíbet, la India conquista las reclamaciones que tiene con China. Al final de ese mismo año Estados Unidos pide que devuelva la India los terrenos que ha robado a China, pero India dice que no, que son suyos. EE UU, amenaza con enviar una bomba nuclear a Nueva Delhi si no devuelve los territorios robados. Como no los deja, Estados Unidos dice que no tiene más remedio que enviar una bomba atómica a Nueva Delhi, y lo hace, en la explosión mueren 5000 personas. India se enfada tanto que pide a Rusia que envíe un misil a San Francisco, Rusia lo hace encantado y en la explosión mueren 2000 personas. Eso ya es el fin de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia, por culpa de las dos partes comienza la Tercera Guerra Mundial. En un abrir y cerrar de ojos ya estaba normal

-Veo que ya has vuelto de tu visión, ¿cómo ha ido?- me preguntó mi madre interesada.

-No sé cómo explicarlo, ha sido alucinante, pero muy confuso, te voy a contar lo que he visto en la Visión.- le dije a mi interlocutora. He visto que dentro de dos meses en Shanghái se va a crear la II República Popular China. Por culpa de la inestabilidad política de nuestro país, la India va a conquistar las zonas reclamadas del Tíbet, entonces EE UU va a amenazar a la India y como no va a hacerle caso, va a enviar una bomba atómica a Nueva Delhi y van a morir mucha gente. Entonces la India se va a enfadar tanto, que va a pedir a Rusia que envíe un misil nuclear a San Francisco, eeso va a acabar con las relaciones entre ambos países y por culpa de los dos se va a declarar la Tercera Guerra Mundial

-¡Qué horror! Tenemos que ir preparando todo y luego vamos los dos a por tu abuela ¿vale?-exclamó mi madre sin creérselo pero muy nerviosa.

-Me parece muy buena idea pero entonces ¿Qué vamos a hacer? Porque lo que viene es algo muy malo y hay que prepararlo – le pregunté con respeto.

-Hijo, yo creo que vamos a tener que dejar de preparar el plan, ahora, mejor vamos a ir a casa de tu abuela.- me respondió mi madre un poco preocupada por cómo estaría su madre.

-Pues vamos ya, ¿A qué esperamos para ir a casa de la abuela?-exclamé sonriente.

-A nada.- dijo mi madre.

Salimos de casa y paseamos por nuestro distrito y el distrito estaba muy tranquilo, pero cuando pasamos al distrito Hanyang y eso ya se notó mucho más, todo era un caos, habian grafitis por todos lados y habían muchas mafias rondando por la zona. Por eso mi madre me dijo que corrieramos lo más rápido posible, para que no nos pegaran, pero ya era demasiado tarde, un grupo de mafiosos nos habían rodeado. Iban vestidos con chaquetas rotas de colores oscuros, pantalones vaqueros y con gafas de sol estropeadas.

-Abre la boca de entrada a las cloacas.- me ordenó mi madre tensa.

-Pero qué…-dije

-Hazlo ya.- me respondió aún más tensa que antes.

Los mafiosos me agarraron, pero por suerte, mi madre me cogió del pie y tiró fuertemente. Los mafiosos aceptaron su derrota y se fueron. Tenía toda la ropa rota porque había rozado con el hormigón de la calle.

-Hay que ir a casa de la abuela que está hacia allá.-dijo mi madre señalando un puntito a lo lejos.

-Vale, pues vamos.-le exclamé a mi madre.

Pasamos por varios pasillos y encontramos una salida, cuando salimos, corrimos lo más rápido que pudimos y pasamos por delante de una manifestación, que parecía una manifestación de los de la unificación con Taiwán, porque nos pegaron e insultaron. Entonces llegamos a la casa de la abuela, que ella se quería ir.

-Madre, no te vayas.-dijo mi madre nerviosa.

-Eso, no te vayas, toda la ciudad está en un caos total, gente loca pegándose por su idiología y religión.- exclamé intentando convencerla. ¡Mira lo que me han hecho!

-Bueno, vale.- dijo al fin con una voz entrecortada y lenta por sus años.

Salí de la habitación y fui a la terraza

-Mamá, abuela, salíd.- le grité a mi madre mirando al cielo.

-¿Qué quieres?- me preguntó cuando salieron las dos.

-Mira.- le respondí señalando un puntito en el cielo ardiendo. No será..

-¡Alerta roja!¡Alerta roja!¡A los refugios antiaéreos!-se escuchó a lo lejos por los altavoces.

-Si, es un avión ruso, corre……- me dijo mi madre mientras estaba corriendo.

Llegamos a los refugios antiaéreos y nos recibieron con brazos abiertos. Los refugios estaban bien hechos, de piedra y bambú.

-Entonces, ¿Qué vamos a hacer?- le pregunté a mi madre.

-Ya ha comenzado la Tercera Guerra Mundial.- exclamó mi madre justo cuando caía una bomba. Lo he visto en las noticias de mi móvil.

-Noooooo- grité

Pseudónimo: Blackélbar

 

Dejar un comentario