Blog Relatos...

Misterio sin resolver

Publicado por:

MISTERIO SIN RESOLVER

(Esta historia ocurrió el 15 de abril de 2011)

Toda mi familia estaba en Madrid, así que decidí ir de vacaciones con mis padres .Fuimos en avión. También iba mi hermana pequeña. Cuando llegamos a nuestro destino, saludamos a todos. Después de eso nos fuimos a piso de mis tías y nos acomodamos en cuartos diferentes. Optamos por dar un paseo por la Rosaleda. Nos acompañaba Marina, una de mis tías, porque no tenía nada que hacer. Todas las flores estaban preciosas y olían genial, había alguna abeja, lo cual no me gustaba mucho, porque las tengo pánico. Luego decidimos ir al Corte Inglés de la c/Princesa, para ver si encontrábamos algo interesante. Casi habíamos llegado, pero cuando pasamos por delante de un callejón, nuestra tía desapareció. No nos dimos cuenta hasta que oímos un chillido muy intenso. En ese momento, nos dimos la vuelta y vimos que no estaba, nos asustamos mucho. ¿Era ella la que había gritado?, nos preguntamos todos. Se nos ocurrió regresar al callejón para ver si estaba.

Encontramos su móvil, pero nada más. En ese instante comprendimos que ella era la que había gritado. ¡No nos podíamos creer lo que estaba pasando! Casi nos da un ataque al corazón. Nos quedamos sin palabras. Cuando ya estábamos un poco más tranquilos, llamamos a la policía, porque no podíamos reaccionar correctamente. Después de un rato llegaron y pusieron las típicas cintas amarillas para que las personas no contaminaran las pruebas. En un instante estábamos rodeados por todas partes. Todos estaban mirando, preguntando o grabando, para ver lo que sucedía. Mire mi móvil un momento y vi un vídeo. En el momento en que lo miré me di cuenta de que se trataba de lo ocurrido con mi tía. ¡ Ya se había vuelto viral !. Los policías buscaban indicios de forcejeo y pistas de cualquier tipo. Observaron unas huellas de pie con luz ultravioleta y un poco más tarde encontraron una pistola, la cual no fue utilizada, menos mal. La pistola fue metida en una bolsa y enviada a balística y la huella al laboratorio. Todo esto parecía sacado de una serie de la tele como CSI, pero la diferencias era que todo esto estaba ocurriendo en realidad. Pensé que todo era un sueño, pero no, no era ese el caso. Los policías miraron las grabaciones de las cámaras mas cercanas, por si acaso se podía visualizar algo de lo sucedido. Encontraron una cámara justo en frente, esta permitió saber que se trataba de un hombre con un pasamontañas, de unos 35 años y de 1,83 de alto. La pregunta del millón era, ¿ Cómo consiguió salir de allí? porque todo estaba tapiado con ladrillo. La respuesta a la pregunta era que se había escapado por una trampilla que no era visible a la luz del día. Esto significaba que todo estaba planeado. Más tarde, balística llamó para confirmar que se trataba de una Makarov y el laboratorio nos comentó que el secuestrador se llamaba Steven Melbok. Este vivía en una casa en la Castellana. La policía fue a su casa y dieron una patada a  la puerta al ver que no la abría. El hombre estaba en el sofá viendo tranquilamente la televisión. Se acercaron al sospechoso sigilosamente. Este estaba muerto, había sido degollado. No parecía un suicidio porque no encontraron ninguna bolsa o pañuelo que explicase lo ocurrido. Tal vez querían silenciarle o atar cabos sueltos, o tal vez iba a delatar a alguien. Cogieron su cartera y comprobaron su identidad, era Steven. En la mesita había un papel que ponía, ¿Nunca la encontraréis?. Este segundo sospechoso era muy descuidado, porque haba dejado sus huellas en el papel. Cotejaron las huellas y descubrieron que se trataba de un mexicano con pasaporte falso y múltiples antecedentes: se llamaba Ricardo  Belmonte que vivía en un piso cerca de la plaza Mayor; no tenía familia, al menos en España. Los policías fueron a su casa y él les abrió. Al verlos salió corriendo pero le atraparon y llevaron a la sala de interrogatorios. Confesó todo, pero lo único que no dijo fue donde se encontraba nuestra tía, tan solo dijo un nombre, David, apodado “El Escurridizo”, porque cada vez que le encontraban, nunca lo atrapaban. Su ficha de antecedentes aclaró que era un narcotraficante y asesino a sueldo. Tenía cara de pocos amigos y era muy feo. Le encontraron en su piso y dijo que no había hecho nada, lo normal que uno diría. Le esposaron dos guardias y se quedaron con él para que no se escapase. Todos buscaban por toda la casa y al final….¡había una puerta camuflada!. Allí estaba mi tía, dormida y atada a una silla. Parecía estar bien, pero….¿porque no se levantaba?¿estaría muerta?. Le preguntaron al secuestrador que la había hecho, pero este ni se inmutó. De repente, la veo salir de esa habitación, un poco mareada, pero viva .¡Qué alegría! Todo había salido bien: los malos en la cárcel y Marina con nosotros. La llevaron al hospital y la sacaron sangre para comprobar si todo estaba correcto. Encontraron un poco de sedante, pero por lo demás, todo perfecto. La tuvieron unos días en observación, por precaución. Lo que nunca supimos fue la relación que tenían los tres secuestradores, porque no eran familiares ni nada por el estilo

CONTINUARÁ……

 

 

0
  Post Relacionados

You must be logged in to post a comment.