Nunca cierres los ojos.

Hola, ¿qué tal? Espero que estés  requeté bien. Éste es un libro sobre una cosa bastante grave que me pasó ayer en el recreo pero antes me presento a mí y a mi familia, ya que ellos también forman parte de esta historia, vamos allá:

Mi nombre es Marina y tengo 12 años, ya prontito hare 13 pero aun me quedan algunos meses, bueno seguimos,  vivo en un pueblo de Cantabria, mi hermana pequeña se llama Sara y si como todos los hermanos pequeños no para en todo el día, estoy empezando a dudar si tiene poderes o algo así porque no se le acaba la energía ni aun haciendo 1000  deportes a la vez, cada día me paro y  pienso más si es de este planeta o no, bueno vamos a seguir que si no  me enrollo ahora va mi madre, se llama María y es muy maja aunque esta todo el día  diciéndome:

-¡MARINA  RECOGE TU HABITACION!

-¡MARINA  LOS ZAPATOS!

– ¡MARINA RECOGE TUS LIBROS!

-¡DEJA LA TABLET!

-¡HAZ LOS DEBERES!

-¡NO TE LO VUEVO A REPETIR EH!

-¡MARINA  VAN TRES, MUEVE! 

 Nunca  he llegado a contar  las veces que me lo dice al día porque si me pongo a contar mientras que lo dice terminaría un cuaderno y más, mi padre se llama Andres, el es bombero y todo el día me está  explicando cosas de su trabajo por ejemplo: qué hay que hacer en caso de incendio…y aunque es muy bueno a veces también hace como mi madre pero bueno  prefiero no volver al tema que el ahora esta tranquilito y yo me puedo concentrar con mis deberes. Sí, has leído bien estoy haciendo los deberes del instituto  pero es que  ya que me aburría       de escuchar a mis padres decirme que los  hiciera y la verdad es que  ahora estoy más entretenida que antes con el ordenador parece mentira pero es así .Esta mañana cuando iba para el instituto como siempre, cojo a mi prima ella se llama Irene y es suuuuper responsable, a veces demasiado. Cuando entramos al instituto nos dio tiempo a hablar 5 minutos con nuestras amigas y justo cuando me estaba contando una amiga la mejor parte de sus vacaciones, va y  suena el timbre en el momento menos oportuno, así que me quede con la intriga durante las 2 horas siguientes. A la hora del recreo mi prima me coge y me dice RSSDP rápido, os lo traduzco R=reunión, S=súper, S=secreta, D=de, P=primas, lo que significa ir corriendo a la esquina de la  izquierda que es donde la mayoría de las veces no suele haber nadie en el recreo, cuando Carmen me dice RSSDP tengo que ir corriendo hacia la esquina, aunque  estés haciendo el mayor descubrimiento del ser humano, tienes que dejarlo todo e ir corriendo o al revés, a si que fui corriendo hacia allí porque ya me estaba esperando. En la reunión, me conto que había estado observando a un grupo de niños con un “líder” que por lo que se ve todos los días en el recreo acosaban a un niño de un año menor, lo cogían y le quitaban el dinero para la cafetería que le había dado su madre, el bocata del almuerzo, el agua si después tenia educación física para que no pudiera beber si tenía sed, etc. Lo más fuerte es que el niño no les hacia absolutamente nada, ni se lo decía a nadie porque le tenían amenazado de que si decía algo le pegaban o le decían alguna mentira a sus padres sobre él, así que el niño acosado, en los recreos estaba siempre solo y no comía nada en 6 horas ya que los acosadores  se lo quitaban todo, mi prima le había estado observando desde principio de cuso. Durante varias semanas, les estuvimos espiando entre las dos por turnos y efectivamente, mi prima tenía razón era una injusticia, cada vez que los veíamos se nos rompía el corazón a cachos  pero todavía no queríamos decir nada para confirmarlo, cuando vimos que se repetía continuamente todos los días al cabo de 3 semanas no nos aguantamos mas y se lo explicamos a la directora y a nuestros tutores, pero les dijimos que no hicieran absolutamente nada que al día siguiente íbamos a actuar nosotras. Lo teníamos todo pensado, en el momento que tuviéramos a todos con las manos en la masa pegaríamos un silbido y ellos tenían que salir así que al día siguiente, salimos a la acción. Los acosadores le tenían en una esquina del patio donde los profesores no les podían ver el niño acosado estaba en el centro de el circulo rodeado de los niños abusones y justo cuando  nos íbamos a dirigir  al corro, viene Pilar, una compañera mía de clase y nos ve espiando, supongo que en su cabeza estará diciéndose que hacen estas dos aquí de cuclillas en el suelo con un papel y un bolígrafo, que se creen espías o que. Y como veía que mi prima se empezó a poner pálida de lo cortada que estaba, para arreglar la situación la dije:

-No, es que estamos jugando al escondite con los de 1º C, y como sigas hablándonos tan alto, nos van a descubrir.

Y es lo que no intentamos la verdad, porque hoy se supone que entran en acción los profesores y como hoy que es el día mas importante de nuestra investigación nos descubran, la hemos cagado así que la digo a mi prima:

-Irene, como hacemos para que se valla sin echarla, porque al fin y al cabo no la puedo decir: vete que estamos espiando, porque si no…

De repente le vuelve a mi prima el color de la cara y dice:

-Me harías un favor, ¿me podrías ir a comprar un botellín de agua a la cafetería?

-Ehh sí. Dice mi amiga.

Y cuando ya hemos conseguido que se valla miramos el relog y vemos que nos quedan solo 20 minutos para que silbemos a los profesores, y en cualquier momento puede volver con el botellín de agua.

Así que sin más dilación nos dirigimos al corro y…

Espera-digo yo – y si cuando vamos para allá nos cogen y nos amenazan como al niño. Yo no quiero eso Irene porque no los dejamos y les decimos a los profesores que ya lo hemos solucionado todo, a si al menos no nos meteríamos en un lio, que es lo único que podemos hacer entrando ahí, además el niño no me ha hecho ningún favor a mí  para que yo le haga este tan grande.

Marina tienes toda la razón del mundo respecto a eso del lio, pero empatiza, ponte en el lugar de ese niño: ¿cómo te sentirías?-dice mi prima Irene-

Pues mal supongo-la respondo-

Pues eso te sentirías mal pero si supieras que hay dos niñas que están a punto de entrar en acción aun teniendo miedo para salvarle, yo creo que estarías ya diciendo: que salgan ya mis dos heroínas, ¿no es así Marina?-me dice Irene-

Si, tienes toda la razón: Vamos allá que ese niño no tiene porque sufrir mas-digo yo-

Y cuando ya estamos a cuatro metros del corro:

 Decimos las dos a la vez: 

-Se puede saber ¿que estáis haciendo?, de verdad¿ no veis que le estáis haciendo daño? dejadle en paz, él no os ha hecho nada a vosotros, a si que dejadle libre, que nos le llevamos.

-Vosotras no sabéis lo que él nos ha hecho nosotros este mounstro, que no se merecía la vida así que largaos de aquí y dejadnos.-dice uno de ellos-

Mi prima y yo teníamos muy claro que no nos íbamos a ir sin el niño que estaba siendo acosado así que yo les digo.

-Igual ahora no os dais cuenta de lo que estáis haciendo, pero si sabríais empatizar  os aseguro que bueno no es, ni para él, ni para vosotros. Y para vuestra información os digo en nombre mío y de mi prima no es para nada justo y por eso ya hemos informado a todo el profesorado, incluido la directora. Así que, ya no tenéis escapatoria, estáis rodeado.

-De repente hago un silbido pero no me sale, las manos me sudaban de los nervios, así que hago un silbido de nuevo, y ahora sí: Salen los profesores y los ¿padres de los niños?, yo no sabía que los padres iban a estar, pero así mejor ya que la mayoría de las veces los padres le dan la razón a su hijo/a  cuando no la tienen. Y de repente.

Salta la madre de uno de los niños: 

-¿Algo que decir? no verdad pues vete para casa pero antes, pídele perdón al niño.

Perdón idiota-le dice en bajo-

-No señora, digo yo:

– Al niño, a sus padres y a el profesorado por avisarla, y ahora llevaste a ese ser cruel  de aquí.

-Los padres del niño acosado lo cogieron y dijeron: nosotros nos habíamos fijado que el niño cuando desayunaba y le decíamos venga que no llegas al cole y el niño bajaba la cabeza, otros días decía que se encontraba mal…Todo esto para no ir al instituto, así que muchas gracias a todos los profesores que han visto que pasaba esto.

Un profesor dijo:

 -No nos des las gracias a nosotros, si no a estas dos niñas que ellas son las verdaderas heroínas ya que han sabido empatizar con este niño al ver en la situación en la que estaba.

Y cuando ya se tranquilizo el asunto, aparece la niña con el agua, y mi prima la dice:

-¿Donde fuiste a comprar el agua que has tardado 35 minutos?

Y la niña la responde:

-Pues mira entre a la cafetería y resulta que no quedaban así que fui a la tienda de al lado del instituto, y había una cola tremenda a la cual tuve que esperar. Por eso he tardado tanto.

-Ahh, eso lo explica todo y muchísimas gracias por cogerme la botella de agua aunque hubieras tenido que esperar tanto tiempo-dice mi prima-.

Ahora al niño lo vemos en el recreo todos los días feliz con sus amigos, lo que nos hace sentirnos cada día más orgullosas de nuestra decisión de no mirar para otro lado, y a los acosadores, la verdad es que hace un tiempo que no los vemos por aquí porque  les expulsaron del instituto. A si que MUCHO MEJOR, la gente que sea así es mejor no tenerla cerca. Así que si ves una situación de este tipo te doy 2 opciones:

1-sige nuestro ejemplo.

2-avisa según lo veas.

Que no te de miedo nunca actuar en una situación de este tipo ya sea en el instituto como en la vida cotidiana, así que ya sabes nunca cierres los ojos.

Y ahora si Pilar:

-¡MISION CUMPLIDA!-GRITAMOS LAS DOS A LA VEZ-

Y pata tin pata tan esta historia ha terminado, espero que te haya gustado y que hayas aprendido. Hasta la próxima.

Pseudónimo: Reflexión



 

Dejar un comentario