– Sin título –

Eran las tres de la tarde y aún estaba cargando las maletas para emprender un nuevo viaje con mi familia y amigos a la nieve en mi primer Toyota Rav 4. El viaje ya no empezaba bien porque una vez más llegaba tarde mi hermano Jaime. Tengo veinticinco años y dieciséis años llevo aguantándole y siempre esperándole. Quince minutos después por fin apereció con una sonrisita y su equipaje, lo metí en el coche y empezamos el viaje rumbo a Cerler. Santander-Bilbao-Vitoria-Pamplona-Jaca y ¡zassss!a veinticinco kilómetros de Benasque, en plena carreteras de curvas en el último desfiladero Jaime me inauguró el coche, pero no con champán no sino con una vomitada histórica, no la voy a describir porque me imagino que el lector se haga a la idea.

Lo siento no me había presentado, mi nombre es Santi Moreno y me voy de viaje con mi novia Isabel, mi hermano Jaime, mi primo Simón y mi amigo Juan.

Al llegar a Benasque empezaban a caer los primeros copos de nieve y eso era bueno para nuestras jornadas de esquí. Una buena cena(Jaime también cenó)y unas buenas horas de sueño que nos hizo levantarnos con mucha energía en el cuerpo.

No sé si el lector ha ido alguna vez a esquiar, si no, entre mis recomendaciones están ver el parte meteorológico, comprar el forfaid con seguro a todo riesgo, porque en la nieve nunca sabes lo que te puede pasar y contratar a un buen profesor. Y por eso estaba aquí, en Huesca, Benasque, Cerler. Como me gusta tener más dinero de vez en cuando me contratan como profesor de esquí, pero realmente trabajo en el departamento de investigación de la policia. Ese fin de semana mis colegas esquiaron a tope mientras yo daba clase a 10 chicos de 16 años del colegio la Salle de Barcelona , estos son sus nombres, Jordi, Neus, Carles, Xavi, Pau, Monserrat, Mercè, Joan, Gerrard y Núria.

Eran las doce de la mañana y ya me dirigía a la cota 2000(el punto de encuentro).Subí en el telesilla y al bajar ya estaban todos preparados. Nos presentamos y bajamos la primera pista. Bien, tenían un nivel medio, pero claramente el mejor esquiador era Jordi. Para saber qué nivel tenían, nada mas tenía que darme media vuelta, esquiar sin mirar a la pendiente o pararme y esperarlos en mientras ellos bajaban. Sí claramente el mejor esquiador era Jordi.

Barranco-Ixaxos y bajamos al Sector Ampriu. Desde hace cinco minutos contaba nueve personas, creyendo que estaba contando mal, pero no, faltaba uno, y ese uno era Pau. Pregunté a los chicos que si alguien la había visto, si tenía movil, pero todas las respuestas no daban pistas. Para encontrarlo llamé a Isabel y rápidamente todos vinieron al Sector Ampriu a ayudarme.

Lo organizamos de la siguiente forma:

Mi primo simón se quedó con los nueve muchachos e Isabel, Juan, Jaime y yo fuimos en busca de Pau. Cogimos el telesilla que nos llevaba a la pista donde lo habíamos perdido con la intención de encontrarlo, pero ni rastro de él. Despues decidimos ir por fuera pistas pero cercanas a las pistas Barranco e Ixaxos que es donde perdí de vista a Pau, así que de nuevo volvimos a coger el mismo telesilla pero esta vez esquiamos por fuera pista, algo que no se debe hacer. Pero no nos quedaba otro remedio, si Pau no aparecía teníamos un problema muy gordo.

Mi hermano Jaime, que tiene muy buen oído, escuchó un ruido extrambótico, ahogado, como de de alguien agobiado ¡sí, era él! ¡era Pau! Un pequeño alud se lo había tragado. Fuimos a su encuentro y entre todos lo sacamos. Pau no paraba de llorar, me abrazó y me prometió que nunca más esquiaría por fuera pistas. Sus piernas le temblaban y él tiritaba. Le ayudamos a volver a la pista y disfrutamos de una bajada tranquila y especial. Tras bajar Ixaxos encontramos a Simón con todos los chicos. Espero que estos chicos hayan aprendido la lección. Acabamos la jornada esquiando junto a Isabel, Jaime, Juan y Simón. Fue un día diferente y mi último como profesor.

Aún tenía dos días por delante para esquiar con mis amigos, era un día soleado.

¿Dónde está Isabel?

 

Dejar un comentario