Blog Relatos...

SUEÑO O REALIDAD

Publicado por:

Ese día acababa de terminar de comer, y estaba sentada tomando el sol en una

tumbona de mi jardín. Como siempre, estaba pensando en mis chorradas; como de qué

color me iba a pintar las uñas, qué ropa me iba a poner el siguiente día, etc . Cuando

empecé a notar que sobre mi rostro atravesaba una pequeña ráfaga de viento que me

enfrió de tal manera que me quité las gafas de sol en un abrir y cerrar de ojos, y miré al

cielo para ver lo que estaba pasando. Pensé que posiblemente sería una gran nube que se

habría interpuesto encima de mi casa. Pero cuando miré al cielo me llevé una sorpresa,

porque, sí, era una nube, pero no era una nube como todas las demás, sino que era una

nube con una especie de frase en un código que no conocía, era como muchas letras y

muchos números. Fui corriendo a por mi ordenador a buscar todos los tipos de códigos

que hay, vi el código morse y el código pictográfico y muchos más, pero no encontraba

un código de letras y números , hasta que… Di en el clavo , tras quince minutos

buscando lo encontré, era un código alfanumérico. Leí las instrucciones para saber

cómo averiguar una frase en ese código. Cuando ya lo sabía apunte esa extraña frase del

cielo en un papel, y empecé a averiguar qué quería decir. Estuve como media hora sin

parar, para intentar averiguar ese código, era muy difícil, pero lo conseguí, decía así:

“encuentra la respuesta a que hay en mi interior“. La verdad es que no tenía ni idea de

qué quería decir eso, así que lo dejé pasar y me fui a merendar un delicioso pastel de

chocolate con avellanas. Pero cuando terminé de merendar no me podía resistir a

intentar volver a averiguar ese código, pero… Cuando fui a mirar el cielo esa nube ya

no estaba, pensé que guardé el papel con la frase en la otra mesa de la terraza, fui

corriendo, pero cuando llegué ese papel no estaba, aunque yo estaba segurísima de que

lo había dejado allí, pero ya no podía hacer otra cosa, porque no me acodaba de la frase

que había averiguado . Me dio mucha rabia , pero no podía hacer más . Esa tarde estuve

viendo un poco la tele, cené huevos fritos con patatas , y ya después me fui a dormir a

la cama , y como siempre antes de dormir mi madre y mi padre venían a darme un

beso. Me dormí pensando en dónde estaría esa frase e intentando recordar lo que decía,

me sonaba que era una frase muy difícil, cuando ya estaba muy cansada terminé por

dormirme.

A la mañana siguiente me levanté con muchísima hambre, y fui a desayunar, como

siempre desayuné en la terraza , cuando salí ,me di cuenta de una tremenda sorpresa, el

código había vuelto a aparecer , pero el problema era que tenía que volver a

averiguarlo, pero me puse manos a la obra . Y ya descubrí que ponía , “ encuentra la

respuesta que hay en mi interior “, fue luego cuando la recordé , y me dije a mi misma,

que era tonta por olvidarme de la frase . Pero al igual que el día anterior no sabía a lo

que se refería esa frase. Así que disimuladamente fui a la habitación de mi hermano a

preguntárselo, él me dijo que por qué le preguntaba semejante cosa , pero yo no se lo

quería decir y le dije que porque lo ponía en un libro , y él me dijo que quería decir que

si , por ejemplo , hay una caja y hay una frase pegada en su tapa , y dice esa frase,

quiere decir que abras esa caja y que mires las preguntas y busques las respuestas .La

verdad es que me quedé un poco extrañada , porque con el cielo… Más o menos creía

que era que tenía que buscar en el interior del cielo algo. Pero no sabía qué , pensé que

podía viajar hasta la luna en cohete y mirar si había pegada a la tierra una pregunta ,

para yo poderla responder, también pensé en montar en un pájaro y obligarle a que

volara , en saltar desde el tejado de mi casa, decirle a mi padre que me subiera a sus

hombros y que se alargase , pero acabé optando por crear mi propio cohete, o mejor

dicho, mi propio pájaro volador. Así que fui a robar unos trozos de chatarra al vecino,

porque claro era mecánico y tenía de todo , empecé a construir una especie de tubo con

chatarra , lo amarré con unos pequeños tornillitos , y después cogí un cojín verde para

el asiento. Cuando terminé la verdad es que pensé que eso era más un tubo de papel

higiénico que un cohete, y además parecía que no iba a llegar muy lejos , pero bueno me

metí dos botes de gasolina por si acaso y ya , monté en él y le di al motor . A los diez

metros se acabó la gasolina, y vi que solo tenía dos botes más, entonces solo me

aguantaría veinte metros , así que retrocedí, pero claro con los pocos tornillos que había

empezó a crujir , yo me asusté muchísimo , y fue cuando de repente se hizo un agujero

en el cohete y me caí , empecé a gritar como una loca. Fue cuando noté que el sol me

hacía daño en la cara, cuando noté que eso no era el sol , sino que era mi madre

encendiéndome la luz para ir a clase, la verdad es que me puse muy contenta de que

solo fuese un sueño , y por una vez en la vida estaba contenta de ir a clase , pero de

todas formas me levanté corriendo a mirar por la ventana, pero vi que las nubes estaban

como debían estar.

Pseudónimo: Amanecer dorado

 

0
  Post Relacionados
  • No related posts found.

You must be logged in to post a comment.